May 13, 2018

 

Since the Feast of the Ascension has moved to Sunday, we will be celebrating it on the 7th Sunday of Easter.  Ascension marks the departure of Jesus from the earth into the presence of God.  It occurred 40 days after Jesus rose from the dead.  It is the final act of redemption that Jesus began on Good Friday.  The reality of Christ’s ascension is so important that it foreshadows our own entrance into heaven, not simply as souls, but as glorified bodies.  In redeeming mankind, Christ not only offered salvation to our souls.  He began the redemption of the, material world itself to the glory that God intended before the fall of Adam.  So this feast of ascension is as important as any other mysteries of Christ.

 

Fr. Mathew Kavipurayidam, TOR.

 

Desde que la fiesta de la ascensión se ha movido al domingo, lo estaremos celebrando el séptimo Domingo de Pascua.  La ascensión marca la salida de Jesús de la tierra a la presencia de Dios.  Ocurrió 40 días después de que Jesús resucitó de entre los muertos.  Es el acto final de redención que Jesús comenzó el Viernes Santo.  La realidad de la ascensión de Cristo es tan importante que presagia nuestra propia entrada al cielo, no simplemente como almas, sino como cuerpos glorificados.  Al redimir a la humanidad, Cristo no sólo ofreció salvación a nuestras almas.  Él comenzó la redención del mundo material sí mismo a la gloria que Dios pretendió antes de la caída de Adán.  Así que esta fiesta de la ascensión es tan importante como cualquier otro misterio de Cristo.

 

Padre Mathew Kavipurayidam, TOR