September 02, 2018

Jesus quotes the Prophet Isiah in today’s Gospel,” These people honor me with their lips, but their hearts are far from me.”  This is in response to the Pharisees who complained that Jesus’ disciples were not observing the traditions of the elders while eating.  Jesus is concerned that our external actions do not honor God, when our hearts are not right with God.   Jesus tells us today that God should be worshiped in spirit and in truth. True worship can only be an expression of our internal relationship to God. According to the Book of Deuteronomy our relationship to God is determined by our adherence to the law of God, written in our hearts.  It is only when we follow the law of God and live a moral life, that we are pleasing to God. Only then, will our worship be pleasing to God and rise to God, as a fragrant aroma. Let us see what needs to change in our life so that our worship can be pleasing to God.

 

Jesús cita al Profeta Isiah en el Evangelio de hoy, “estas personas me honran con sus labios, pero sus corazones están lejos de mí.” Esto es en respuesta a los fariseos que se quejaron de que los discípulos de Jesús no estaban observando las tradiciones de los ancianos mientras comían.  A Jesús le preocupa que nuestras acciones externas no honren a Dios, cuando nuestros corazones no están bien con Dios.   Jesús nos dice hoy que Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad. La verdadera adoración sólo puede ser una expresión de nuestra relación interna con Dios. Según el libro de Deuteronomio nuestra relación con Dios está determinada por nuestra adhesión a la ley de Dios, escrita en nuestros corazones.  Es sólo cuando seguimos la ley de Dios y vivimos una vida moral, que estamos agradando a Dios. Sólo entonces, nuestra adoración será agradable a Dios y resucitará a Dios, como un aroma fragante. Veamos lo que necesita cambiar en nuestra vida para que nuestra adoración pueda agradar a Dios.

 

Fr.  Mathew Kavipurayidam, TOR.